Cuando el periodista es la noticia

Nos asaltaron, ya lo saben, no hay más que contar sobre eso. Sí, fuimos confiados, pero no por creernos superhéroes, sino porque no imaginamos que nos sucedería en circunstancias aparentemente inofensivas.

Así es la chamba, todos los días estamos expuestos a peligros, previsibles o no. El presunto asesino que abordamos mientras lo trasladan a la Fiscalía nos puede meter una patada, los restos de un incendio se pueden desmoronar sobre nosotros, o la familia desalojada por la fuerza puede agarrar a piedrones nuestro auto. Lo sabemos, y aún así seguimos para adelante.

Ahora, como cualquier ciudadano víctima de delincuentes, somos parte de las estadísticas, ¡Somos más parte del pueblo que nunca! No es que me alegre de ello, sino que me causa gracia los comentarios de algunos lectores en internet, que se alegran de que 2 seres humanos, 2 padres de familia, 2 buenos trabajadores, hayan estado en serio riesgo de perder la vida, como si esto fuera el merecido castigo por hacer coberturas periodísticas que no son de su agrado.

No defendemos la delincuencia, sino la presunción de inocencia del que aún no ha sido sentenciado, porque, lo queramos o no, es su derecho. Toda historia tiene buenos y malos, víctimas y victimarios, denunciados y denunciantes. Que no nos tachen por buscar la equidad, por darle la oportunidad de defenderse a la otra parte. Si les creemos o no, no importa, porque no nos corresponde incluir como una tercera versión, nuestra opinión.

No es la primera vez que nuestra seguridad se ve amenazada, y no será la última. Pronto, quizás mañana, tengamos que volver a ese mismo punto para cubrir otra información, pues parte del trabajo es eso, exponerse al cañón, a la patada, al piedrón. Creo que a ningún periodista le gusta ser parte de la noticia, sólo nos queda tratar de ser más cuidadosos, al menos hasta donde la necesidad del servicio nos lo permita.

Anuncios

5 thoughts on “Cuando el periodista es la noticia

  1. servidor dice:

    Con el corazón en la mano.
    Gracias por compartirlo, pienso que tienes la razón. Más allá de que nos guste o no los periodistas son seres humanos que arriesgan sus propias vidas a por la noticia (y sin verter su propia opinión).
    Lamento lo del asalto, no lo sabía, y viendo los comentarios son unos idiotas, no vale la pena.

    Saluos!

  2. FREDDY dice:

    Pame… ayer me enteré de la notica…lo lamento…son gajes del oficio. Pero lo importante es que no les hayan lastimado…
    Cuidate
    Saludos..

  3. Ricardo dice:

    El sentimiento de impotencia y frustración es normal luego de un asalto. Pudo no haber pasado… pero también pudo haber sido peor. Sin embargo, este es el post más sentido que te he leído, y por eso hay algo que me gustaría decirte sin que lo tomes a mal. No me parece que te sientas parte del pueblo (“¡somos más parte del pueblo que nunca!”) por haber sido asaltada. Si fuese así el caso, el que no es asaltado o no está en las estadísticas sería, por definición, menos pueblo.

    A mi parecer tampoco creo que tu trabajo te una al pueblo, eres tú la que quiere sentirse parte del pueblo, siendo tu trabajo solamente un medio para eso. Y esto, incluso, es más loable. Lo digo porque hay un montón de periodistas que no tienen nada que ver con el pueblo.

    Saludos…

  4. Rolando dice:

    Sin duda un trabajo dificil, lo peor es tener que afrentarse a tanto riesgo en lugares inhóspitos y con gente desadaptada … una admirable labor !

    PDATA. Además de valiente, eres muy guapa 🙂 !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s