La democracia de unos y la democracia de otros

Quienes me conocen – y quienes no solo deben hacer unos cuantos clics – saben que mi voto estaba comprometido familiarmente, así que ni ppkausa, ni chacana, ni solidaria, ni nacionalista, ni fujimorista. Pero muy por encima de eso, decidí optar por una actitud tangencial, y gustara o no, consideré que era lo más imparcial en momentos en que el electorado empezaba a polarizarse.

Y creo que hice bien, pues de haber tomado partido, primero no habría podido hacer mi chamba, y segundo habría sido otro blanco de los miles de comentarios discriminatorios. Esta campaña sacó lo peor de personas que jamás imaginé que pudieran pensar, menos expresarse, de la manera en la que lo hicieron.

Me dio mucha pena, porque quienes se desgarraban asegurando haber luchado en las calles por recuperar la democracia, en las redes sociales mostraron posturas mucho menos tolerantes con quienes no pensaban como ellos, se burlaban de la decisión que habían tomado, y hasta los culpaban – aún lo hacen – de lo que sea que pudiera pasar tras la elección.

Ignorantes, cholos, pitucos, ilusos, entre otros insultos y frases tan creativas como infelices. Criticaron duramente a una muchacha que dijo que prefería pagarle la multa a su empleada antes que esta le de un voto a Humala, pero yo no veía la diferencia entre eso y el amenazar a los simpatizantes de Kuczynski para que voten por Toledo para – qué ironía – preservar la democracia, como si esta hubiese cambiado de significado.

¿Cuánto más ayudaron estos comentarios a polarizar al electorado? ¿Cuántos electores más, quienes quizás sí pensaban votar por un candidato, cambiaron su decisión al sentir vergüenza de la actitud de sus correligionarios?

La situación ahora es complicada, pues después de la primera vuelta es claro que la mitad de los electores no quiere a ninguno de los dos aspirantes como su presidente, pero cada quien vota por una razón, y hubo más de 19 millones de razones. No podemos pretender entenderlas todas, solo respetarlas.

Anuncios

4 thoughts on “La democracia de unos y la democracia de otros

  1. actvservidor dice:

    Sí pues, muy poco democráticos nos demostraron, y siguen demostrando, ser muchos de los “defensores” de la democracia.

    Democracia, ¿qué será eso para ellos, ah?

    saluos!!

  2. Pedro Muñoz dice:

    Espero que no sea el caso, pero no sería el primer dictador en llegar al poder por medios democráticos.

  3. rubi jauregui dice:

    Como poder decir que queremos democracia y somos un peru democratico si las personas que gobernaran nuestro pais demuestran todo lo contrario , no buscan en realidad ser democratas de corazon sino buscan un voto y por ese voto logran a engañar a personas iluzas … no siempre pero casi siempre

    Saludos Pamela Acosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s