Cartas de Mujeres contra la violencia: Mi historia

Creo que no existe mujer en el mundo que no se haya cruzado con un abusador a lo largo de su vida. Un tipo sin escrúpulos que se sitió con el derecho de menospreciarla, de menospreciar sus sueños, sus ideas, sus opiniones, sus logros y hasta su propia su existencia. Y obviamente, yo no soy la excepción.

Hemos sido testigos de decenas de feminicios cubiertos por los medios de comunicación, y siento que todas esas historias parecen haber salido del mismo libro, incluyendo la mía. Un libro que empieza como un cuento de hadas y que muchas veces acaba como una terrible tragedia.

Mi cuento se produjo cuando yo era muy joven, apenas había terminado mi carrera y no tenía experiencia en medios de comunicación. Había salido de una relación muy complicada y pese a que todavía me sentía vulnerable, cometí el error de meterme en otra. Y como en todo cuento de hadas, las cosas al principio parecían ir de maravilla, era cariñoso, complaciente y hasta comprensivo, lo que me hizo sentir confiada. Demasiado, comprobaría meses después.

Los celos, ese factor común en todas estas historias, no tardaron en aparecer. Cualquier situación, por más inocente que fuera, motivaba un reclamo. Quién te llama, quién te manda mensajes, quién te mira a los ojos y te sonríe cuando te habla, quién te pone sobrenombres, quién te acompaña al paradero a tomar la combi, quién, quién, quién…

Un novio que cuestiona es un novio que no confía, y un novio que no confía es un novio que quiere saberlo todo. Dónde estás, con quién y haciendo qué. Revisa tu celular, tus correos electrónicos, tu billetera, tus bolsillos, incluso el olor de tu ropa interior. Para un novio desconfiado, la privacidad es sinónimo de secretos y de mentiras.

Pese a que para muchos el problema era evidente, en este punto de la relación yo seguía sin darme cuenta. Estaba ciega, recordando los errores de la complicada relación anterior – con los que él me juzgaba todos los días -, y temerosa de quedarme sola, lo soportaba. Mi temor era alimentado por un incesante trabajo psicológico que me convirtió en una persona sin ilusiones. Yo no tenía sueños, lo tenía a él; yo no tenía aspiraciones profesionales, lo tenía a él; yo no tenía proyectos personales, lo tenía a él. Él se había encargado de destruir en mí, todo deseo de ser algo más que su mujer.

Necesité ayuda profesional para darme cuenta de eso que para todos era evidente, ayuda con la que, por supuesto, él no estuvo de acuerdo. No fue fácil, estaba enferma, mi autoestima había sido demolida, mi cerebro había sido contaminado con un virus de culpabilidad que no me correspondía sentir, y debía curarme. El tratamiento incluyó fuertes dosis de sinceridad conmigo misma y con las personas a las que no quise escuchar. Y tras entender que lo más importante del mundo, de mi mundo, era YO, pude finalmente reconstruir mi fortaleza.

¿Dónde estaría yo ahora si hubiese permitido que ese infeliz al que tuve la desgracia de dejar entrar en vida, siguiera dominándome? ¿Acaso como una de esas víctimas de feminicidio? Yo creo que esas mujeres no eligieron a un mal hombre, fueron engañadas por las apariencias y luego se vieron atrapadas. Casi como haber caído en una trampa meticulosamente planificada, casi como lo que me pasó a mí.

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.  Cartas de Mujeres Perú es una iniciativa que busca que todas las personas escriban cartas como la que acabo de hacer, para que sirvan como una herramienta para denunciar y eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas. Participa y difunde.

Anuncios

2 thoughts on “Cartas de Mujeres contra la violencia: Mi historia

  1. fernando muñoz says:

    Valiente y Fuerte tu testimonio Pamela, lo acabo de compartir en mi twitter pero mejor aun en el facebook donde tengo 99% mujeres de contactos por el trabajo. Es muy valiente de tu parte publicar algo tan personal y espero que ayude aunque sea a una sola mujer eso ya es mucho. Saludos Fernando Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s