A propósito del chico que mató a un gato y lo grabó en video

Amo los gatos, tengo dos mininas y son como mis hijas, las engrío, las alimento, las peino, las regaño cuando se portan mal, juego con ellas, las llevo a sus controles médicos. Cuando vi el video del chico que ahorca hasta la muerte a un pequeño gatito se me hizo un nudo en la garganta. Lo vi todo, porque hasta el final guardaba la esperanza de que el animalito reviviera en el último segundo, pero no fue así. Cuando llegué a mi casa, abracé a Ámbar y Telma tan fuerte que ambas dieron chillidos similares a los de ese gatito, y las solté, asustada. ¿Cómo un ser humano puede ser tan insensible y no conmoverse con el dolor de una criatura tan indefensa?

manifestantes_amigos_animales

En fin, el tema, como es de suponer, causó conmoción en las redes sociales. Hubo miles de reacciones de indignación. Los usuarios hicieron su trabajo y lograron identificar al responsable con nombre, apellido, DNI, dirección y teléfono: Tadashi Shimabukuro. Ubicaron su Facebook, lo trollearon, lo amenazaron de muerte, organizaron un evento, hicieron una manifestación, fueron hasta su casa, lo insultaron, y lo golpearon.

Parece un contrasentido. Estar contra el maltrato animal y luego escribir cosas como estas:

REACCIONES

Comentaba en Twitter que me parecía “encantador” que se condene la violencia con más violencia, y bueno, también obtuve algunas reacciones furibundas.

Eduardo Adrianzen escribía esto en su muro:

A ver si entiendo: un chico asesinó a un gato y grabó semejante barbaridad. Dice que fue hace 5 años, que estaba muy mal en esa época y pidió disculpas. Ya, OK, está bien regañarlo y hacerle pasar roche… pero estoy leyendo cosas bieeen violentas y bien agresivas de mucha gente que, me imagino, es muy bondadosa, pero que casi-casi como que incita al linchamiento y a golpearlo si te lo encuentras (!!) Entonces reparo en que las furias más fuertes que he notado en los últimos tiempos vienen de gente que ama y protege a los animales. Empezó por cosas tipo “ojalá maten y revienten a ese torero” y empiezan a llegar a unos extremos que, disculpen, pero logran que este modesto Rana se paltee un poco al saber que hay gente que tiene pensamientos tan, tan agresivos contra otro ser humano. No se ofendan, pero ese odio verbal me recuerda a unos discursos bieeeen feos de los 80’s. Los que maltratan animales son unos salvajes, OK. Pero empiezo a preguntarme si, de tener al chico culpable a mano, algunos no se descontrolarían y llevarían su odio verbal a la práctica. ¿No estaría bien que los animalistas más lúcidos aconsejaran un poco de moderación a sus compañeros? Digo nomás. Paz para todos.

De hecho, esto me hizo reflexionar, porque en verdad no se necesita ser una buena persona para querer a los animales. Hasta los villanos más crueles pueden demostrar afecto por sus mascotas, y es que – y en esto me darán la razón – muchas veces los animales son más fáciles de amar que los seres humanos.

munra y mamut
Munra y Mamut
baron rojo y pulgoso
Barón Rojo y Pulgoso

 

Doctor Garra y su gato
Doctor Garra y su gato

 

gargamel y azrael
Gargamel y Azrael

Jame Gumb Buffalo Bill y Preciuos
Jame Gumb “Buffalo Bill” y Preciuos

En fin, nada podemos hacer por devolverle la vida al gato, ni siquiera matar al chico, por más desconfianza que tengamos en nuestro sistema judicial. Avalar linchamientos, juicios populares, cadenas ronderiles, etc, no nos hará mejores personas que aquellos a los que tratamos de juzgar.

 

Anuncios

One thought on “A propósito del chico que mató a un gato y lo grabó en video

  1. visitor dice:

    Creo que ese tipo de manifestaciones de agresividad hacia los que maltratan animales tiene que ver con el hecho de que no hay ninguna forma institucionalizada que pueda proveer cierto sentido de justicia en estos casos. Ante la falta de una sanción oficial (en la práctica al menos, no estoy segura de lo que dicen las leyes) la indignación colectiva lleva a que la gente se arrogue la responsabilidad de hacer pagar al agresor. Obviamente, eso nunca sale bien pero me imagino la impotencia que se debe sentir (y supongo que los grupos pro-derechos animales han intentado trabajar por que se implemente un sistema de penalización del maltrato/crueldad animal efectivo) cuando no hay castigo alguno para gente así.
    Si no es por los animales mismos, aunque sea debería considerarse que el abuso de animales es parte de un trio de rasgos de personalidad que muchas veces son señal de desorden sociopático, quizás eso si merezca más atención por parte de las autoridades para implementar sanciones reales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s