Una semana intensa que todavía no termina

Agotada. Es la palabra que define mi estado en este momento. La semana ha sido muy intensa y aun no acaba. Varias veces me pregunté si hice bien al asumir tantos retos de golpe, pero luego me decía a mí misma “dale, tú puedes”, así que aquí estoy, frente a un cerro de separatas por leer.

montondepapeles

La vida universitaria es… diferente. No me hice ninguna idea antes de entrar, así que no puedo decir si estoy decepcionada o si mis expectativas han sido superadas. No obstante, todo lo que he visto en clases hasta ahora me encanta.

Por tiempo (y dinero, debo reconocer), solo me inscribí en tres materias, y las tres me han abierto mundos nuevos.

La clase de Ética me parece especialmente cautivante, en ella estoy aprendiendo nuevas perspectivas y reafirmando algunas que ya tenía. Todavía no entramos a temas duros, sin embargo ya me está haciendo cuestionar aspectos que hasta hace poco consideraba intocables (esto podría volverse peligroso, y divertido).

Todavía me cuesta entender los códigos y procedimientos propios del ambiente universitario. Por ejemplo, no sé qué debo hacer o a dónde debo ir para hacerlo (acabo de recordar que no me tomé la foto para el sistema de identificación), todo me demora más, y en mi condición de estudiante adulta, el tiempo es muy valioso, y no puedo darme el lujo de perderlo.

Como hoy, que me pasé más de dos horas haciendo una cola para comprar unas fotocopias. Sí, el mismo cerro de separatas que debo leer, impresas en relucientes papeles blancos que antes fueron uno de esos árboles que curiosamente, esta casa de estudios se esmera proteger con responsabilidad social.

Disculpen la crítica abierta y sincera, pero si ya trabajamos en un campus virtual, qué cuesta poner a disposición de los alumnos las separatas en PDF, cobren un pequeño monto por la descargada si no quieren perder el ingreso. Si los estudiantes luego las quieren imprimir, será cuestión de ellos. Pero de entrada fomentar estas hordas de chicos y chicas pugnando por conseguir las lecturas obligatorias que les dejaron sus profesores, por favor, no.

Lo otro que me pareció sumamente desagradable, es esa mala actitud que detecté que algunos estudiantes avanzados hacia los nuevos. No es que haya visto insultos o agresiones, no me consta que existan (o que no existan), pero sí tienen una forma chacotera de referirse a ellos cuando los ven perdidos en algún trámite tonto (ejemplo: sacar fotocopias). Me resisto a creer que se trata de una costumbre generalizada y socialmente aceptada, tengo la esperanza de que no sea así.

En fin. Además de la Universidad, esta semana empecé el Instituto, pues así como aprendo, enseño. Es una experiencia linda el poder compartir con los jóvenes lo que sé, y que ellos también compartan conmigo. Me gusta el curso porque descubren que saben mucho más de lo que ellos mismos creen, solo necesitan algo de orientación, y yo solo estoy allí para mostrarles las herramientas.

Así está mi semana, ¿creen que porque llegó el viernes ya puedo relajarme? ¡JA! Debo trabajar, leer mi cerro de separatas fotocopiadas, hacer tareas, corregir tareas, armar clases, y si me queda algo de tiempo y energías, vivir.

Anuncios

2 thoughts on “Una semana intensa que todavía no termina

  1. Franco Cedillo dice:

    Qué bueno que compartas esta experiencia.

    El tiempo es lo que falta, para cuando tengas un poco, tal vez también puedas revisar el curso Justicia (gratuito y de Harvard). Solo empezando el curso o con algunas clases, también se abre un mundo. Dejo una referencia http://wp.me/pcX0B-eI . Y es que para un estudiante adulto hay un mayor compromiso por aprender, y también ya uno tiene una experiencia previa de trabajo y calle, que incluso algunos profesores no tienen. No está mal, pero lo suyo es muy académico, casi siempre.

    Con respecto a los procedimientos, así como olvidaste lo de la foto, yo olvidé un paso en la matrícula que me hizo preocupar. Y digamos que por gusto me hicieron esperar, al final me matricularon en un minuto con un procedimiento extemporáneo, claro que me cobran una multa. La universidad, no solo los alumnos, asumen que uno solo estudia, no que hace malabares para financiarse o que tiene otras ocupaciones.

    Adelante Pamela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s