¿Dejarías que alguien haga esto con tu trabajo?

Supongamos que eres un profesional independiente (si lo eres, no tienes que suponerlo, sólo recordarlo) y un cliente solvente solicita tus servicios. Tú le planteas un monto determinado, un monto al que has llegado luego de evaluar, no solo el costo de los materiales que debes usar, las horas que empleas y la gente que trabaja contigo o a la que debes subcontratar, tu movilidad, tu comida, también tu experiencia en el rubro, las recomendaciones que tienes, la calidad de tu producto y las exigencias del cliente y su contexto.

Ahora supón que luego de haber hecho todo eso y considerar que el monto ofrecido es lo suficientemente justo, el cliente te dice: “yo lo he visto más barato en otro sitio”, ¿qué pensarías? ¿acaso no se está dando cuenta de todo lo que tu trabajo implica? ¿no es menospreciar tu esfuerzo?. No hay duda de que alguien lo hará más barato que tú, alguien desesperado, alguien con menos experiencia, alguien que no cumple sus compromisos con el Estado o con sus propios trabajadores, pero eso no significa que tú debas poner en riesgo tus ganancias y las de las personas que trabajan contigo solo por satisfacer la mezquindad y tacañería de un cliente que, sin duda, está en la capacidad de pagar el precio justo.

Bueno, hoy comprobé que mucha gente piensa que sí, que mucha gente, por ahorrarse unos cuantos soles, está dispuesta a despreciar (sí, esa es la palabra) el esfuerzo de gente trabajadora, como si sus materiales, su tiempo, su experiencia y habilidad, no valiera nada.

Las señoritas de Avignon
Si el precio de ‘Las señoritas de Avignon’ de Pablo Picasso se calculara solo por el costo del lienzo y las pinturas, no estaría en un museo

La feria gastronómica Mistura que se realiza en Lima desde hace 8 años, es una iniciativa privada que permite reunir, en un sólo lugar, a cientos de expositores, productores y artesanos de todas partes del Perú, para que en la capital podamos disfrutar de una muestra de su trabajo, hacerse conocidos, y luego, con suerte, atraer nuevos clientes cuando visiten sus regiones. Si bien muchos son invitados por los organizadores, otros deben correr con todos los gastos para trasladarse desde sus lugares de origen, y eso no es barato, y eso el Estado no lo financia.

A muchos les pareció caro cuando puse en mis redes sociales que una hermosa canastas de paja pintada de colores, hecha por artesanas de Lima y Matucana, estaba a 35 soles. Muchos fueron muy groseros y, como el cliente mezquino de mi ejemplo, dijeron que podían conseguirla más barata en otros mercados. No lo dudo, como en mi ejemplo, que las hay, pero esos clientes mezquinos de las redes sociales olvidan algo importante: el comercio justo.

canastas mistura

Detrás de esa canasta de 35 soles, que a ellos les parece cara, hay familias, como las de ellos, que dependen únicamente de la venta de sus productos, y no sólo hablo de artesanos, también de campesinos y ganaderos. Todos forman parte de una cadena que empieza con sus manos y termina con las nuestras, las de los consumidores.

Yo sé hacer esto, escribir, dar las noticias, y quizás no lo hago bien, pero es mi trabajo y por ello recibo un sueldo que me permite vivir. Ellos, los artesanos, campesinos y ganaderos, saben hacer eso, saben tejer la paja, saben arar el campo, saben extraer la lana, saben cuajar la leche, saben tostar el café, saben cocinar los alimentos, y lo hacen muy bien ¿No merecen acaso un pago justo?

Aquí un videito sobre el comercio justo, es algo antiguo pero sirve para entender por qué es importante.

Anuncios

7 thoughts on “¿Dejarías que alguien haga esto con tu trabajo?

  1. Anónimo dice:

    Lamentablemente hemos llegado a la penosa realidad que somos una sociedad con gente egoista,individualista,nada solidaria,es por eso que como tú bien dices desprecian el trabajo de los demás.Que pena, porque presiento que este es un viaje sin retorno.Como diría Bertold Brecht “vivimos en una época sombría,una frente lisa es signo de insensibilidad… …” Saludos, Miguel. Date: Mon, 7 Sep 2015 02:04:17 +0000 To: miguelvg60@hotmail.com

  2. Carlos F dice:

    Hasta antes de leer tu articulo no había recapacitado a detalle sobre lo que hay detrás de cada producto, el esfuerzo que debe haber representado llegar a su estado actual, y debo reconocer que tienes mucha razón; pero también creo que siempre habrá personas que no sabrán reconocer el esfuerzo desplegado, en fin, gracias por abrirnos los ojos, saludos.

  3. Jorge Zapata dice:

    Totalmente de acuerdo en lo que respecta al costo real del trabajo del artesano y la valoración justa que debe recibir; pero punto aparte es con el ejemplo de Mistura, si bien es cierto mucha gente humilde y buena va ahí a presentar sus productos también es una aberración la carnicería que se pregona ahí como arte o cultura, matar animales en forma indiscriminada por ganar su plata no me parece para nada cultural, son seres vivos que sienten, aman y sufren casi como nosotros, ojalá algún día la humanidad comprenda que eso es salvajismo, como en su tiempo lo fueron los actos de la inquisición; sólo un modesto comentario, saludos y éxitos.

  4. Gonzalo Armas Yanamango dice:

    Acabo de ver tus trabajos y te estoy siguiendo en la red de Internet, es desagradable ver tu esfuerzo como tienen tus productos pero es parte de nuestra cultura y es en general en todos los géneros he!!!

  5. heráclito dice:

    Definitivamente es como tú dices. Hay un permanente querer sacar ventaja del otro sobre la base de menospreciar su trabajo, no reconociendo ni las horas que empleó en confeccionar sus artículos, como esa linda canasta que muestras. Y eso que ni siquiera le has comprado directamente al artesano. Ya te podrás imaginar entonces que ni los 35 soles ha recibido por su trabajo, sino muchísimo menos. Lamentablemente, hay que reconocerlo, se tiende a valorar menos lo artesanal. No sólo aquí. En la India por ejemplo pasa lo mismo. Incluso el propio turista cuando viene acá no quiere pagar lo que cuesta la plata peruana, regateando al máximo por algo que en su país no encontraría o costaría muchísimo más. Está en el inconsciente colectivo de la gente. Puede que mucho de eso se deba a que durante décadas o siglos se nos ha tratado de “economías de subsistencias”, “medios de subsistencia”, y siempre refiriéndose a actividades artesanales y agrícolas. Acaso quienes realizan estas actividades sólo tienen derecho a sobrevivir con el producto de su esfuerzo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s