Elecciones 2016: no serán lo que quieren, sino lo que les dejemos ser

Como parte de mis clases de Sociología, el profesor empleó un ejemplo curioso para explicar cómo las estructuras sociales influyen o no en la posibilidad de éxito de una persona. Como es fan de José José, mi profesor apeló a una de las canciones del popular cantante mexicano, Payaso. Una línea en particular: uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser. A partir de allí nos explicó si efectivamente, la estructura social es tan rígida que uno, por más que quiera, no puede ser todo lo que le gustaría, y si por eso los pobres se hacen más pobres y los ricos más ricos.

Hay muchas teorías para analizar esto, por un lado el estructuralismo, por el otro el subjetivismo y en medio, la dualidad. Los conceptos pueden ser más complicados pero para resumir explicaciones, la frase de José José encajaría en el estructuralismo; al otro extremo, el subjetivismo señala que más bien las personas, con sus acciones, modifican la estructura a voluntad, algo así como que los pobres son pobres porque no hacen nada por salir de la pobreza, típico discurso de los liberales económicos. Sin embargo, la dualidad estructural es un mix de ambos, ni la estructura es tan rígida que maneja a las personas como títeres, ni tan flexible que estas puedan hacer con ella lo que les dé la gana. En palabras de Giddens, su autor, “las estructuras pueden en principio ser examinadas siempre en función de su estructuración como una serie de prácticas reproducidas. Indagar en la estructuración de las prácticas sociales es tratar de explicar cómo son constituidas las estructuras mediante la acción y de modo recíproco, cómo la acción es constituida estructuralmente”. Lo que quiere decir que tanto estructura como acción se influencian mutuamente.

El tío Anthony Giddens sabe
El tío Anthony Giddens sabe

¿A qué viene esta reflexión académica? A que en esta época electoral vemos que los candidatos a la presidencia de la república lanzan una serie de propuestas, tanto viables como inviables a decir de algunos analistas políticos y económicos, generando expectativa en algunos casos y preocupación en otros. Pero sea quien sea el elegido ¿qué tantas de estas ideas, incluso las más prometedoras, podrán finalmente ejecutarse? ¿hasta qué punto la estructura le permitirá ser lo que quiere? ¿o solo podrá ser lo que la estructura le deje ser?

Y es verdad soy un payaso, pero qué le voy a hacer...
Y es verdad soy un payaso, pero qué le voy a hacer…

Las encuestas parecen pintarnos el panorama: Keiko Fujimori está puntera y la única que trata de bajarla es la primera dama Nadine Heredia, quien no solo cuestiona sus propuestas sino también la procedencia de sus fondos de campaña. Los otros candidatos en contienda han preferido apuntar hacia César Acuña para tratar de frenar su vertiginoso ascenso. Pero cual monstruo de cuento que se alimenta del miedo de los niños, más allá de las acusaciones de presunto abuso sexual, maltrato a su ex esposa y uso de fondos de su universidad, el candidato de la raza distinta sigue creciendo. Recurrió a una vieja táctica fujimorista de los noventa al contratar a una mediatizada cantante como Yahaira Plasencia para que mueva el totó en un mitin partidario, se jaló al polémico asesor Luis Favre, y hasta ha convertido su cuestionada frase “plata como cancha” en su lema de campaña. Y es que parece que eso es lo que a la gente le gusta. Las campañas en nuestro país, lamentablemente, no se hacen en base a propuestas, sino a gestos, y quizás por eso las críticas en su contra tras su participación en CADE, fueron para él inocuas.

Aunque en este punto algunos ya se están haciendo a la idea de lo que pasaría el 10 de abril, sería irresponsable decir que las cartas están echadas porque ni siquiera hay candidaturas oficialmente inscritas ante el Jurado Nacional de Elecciones, el plazo finaliza el 11 de enero y antes muchos establecerán alianzas. Lo que sí creo, y retomando mi reflexión sobre la letra de la canción de José José, es que no debemos olvidar que existe una estructura social que limitará o facilitará la acción de nuestro futuro payaso, perdón, presidente. La estructura es el aparato estatal, que no solo está compuesto por un Poder Ejecutivo, sino por uno Legislativo, que también elegiremos ese mismo día, además del Poder Judicial. Entonces nuestros esfuerzos no solo deben centrarse en elegir un buen presidente de la república, sino también buenos congresistas que apoyen lo que haya que apoyar, bloqueen lo que haya que bloquear y exijan lo que haya que exigir. El Parlamento debe ser ese contrapeso fuerte, que junto con un aparato de justicia independiente, sean las instituciones que conforman lo que Ganoza y Stiglich llaman “las primeras líneas de defensa” capaces de contener cualquier intento del mandatario de concentrar el poder. Bueno, nosotros, como electores responsables, informados y participativos, podemos evitar que algo así llegue a suceder.

Anuncios

3 thoughts on “Elecciones 2016: no serán lo que quieren, sino lo que les dejemos ser

  1. saravia dice:

    En este escenario existe un elemento al que no se le pone mucha atención: la falta de educación ciudadana. Las nuevas generaciones han sido educadas en la indiferencia, en el “no me importa”, en el individualismo. ¿Cuál es el concepto de democracia que tienen? ¿por qué añoran un régimen autoritario sino lo han vivido? Las reformas educativas han descuidado el desarrollo del pensamiento crítico, sin embargo, seguimos creyendo que el cuento de educación de calidad nos llevará a la excelencia. ¿Excelencia de qué? Es el mercado el que se viene imponiendo con todas sus reglas de oferta y demanda. Es sintomático, por ejemplo que en la CADE nadie haya hablado de pobreza, de descentralización, de corrupción. El tema que les preocupaba a los empresarios era seguridad ciudadana; seguir con el modelo macroeconómico y tener un trato preferencial. ¿Saben ellos que existe una “industria de la seguridad” a nivel mundial que maneja la producción y comercio de armas? ¿saben que en quienes invierten en esta industria son los nuevos ricos?… En fin, más allá de lo que se elija el 10 de abril, debemos preguntarnos que hacemos para que la ciudadanía no sea comparsa de farádula puesta por un candidato; debemos exigir que los mítines sean de docencia política y no un rosario de insultos, chismes y anécdotas en agravio de los contrincantes. Nuestros académicos hacen bien en darnos el marco teórico, pero este debe relacionarse con lo que somos un país intercultural.

  2. miguel angel vargas (@wheder1) dice:

    Creo que cada ser humano es un mundo diferente,único.Si bien es cierto las condiciones sociales influyen en la conducta de las personas,pero no es determinante.Totalmente de acuerdo “tanto es tructura como acción se influencian mutuamente”. Hace tiempo que vivimos una crisis de dirigentes políticos,basta un ejemplo:el presidente del Congreso que es el representante del primer poder del estado,en los últimos tres periodos congresales ha cambiado tres veces de partido político,y sus ideales?y su lealtad al partido?.Lo de Acuña sí es preocupante,lo de Yahaira Plasencia es un mal signo,este candidato de llegar a la presidencia va a darle al pueblo lo que al pueblo le gusta,pero no siempre lo que a uno le gusta es lo necesario. Aún faltan cuatro meses para las elecciones,debemos informarnos mejor y votar con conciencia crítica,valorando lo mejor para nuestro país.De acuerdo contigo,de nosotros depende formar una buena estructura socia(aparato de estado), y de ésta manera hacerle contrapeso al ejecutivo. Finalizando,buen ejemplo el de tu profe.con la canción de José José,y siguiendo su linea para aquellos políticos que ya nos gobernaron y lo hicieron mal y con dolo,yo les cantaria:”lo que un día fue no será,ya no vuelvas a buscarme…vete a volar a otro cielo(José José).

  3. Juancho dice:

    Esta muy bueno el analisis que haces, pero lamentablemente la mayoria de la gente esta mas pendiente de Combate, Esto es Guerra, Amor Amor Amor… y las elecciones ocupan el ultimo lugar de sus intereses. Aqui cabe el concepto del estructuralismo, porque todo esta acondicionado para que las grandes mayorias sigan indiferentes al proceso electoral y al final voten por cualquier sinverguenza que sirva a los intereses de las grandes empresas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s